Trucos de Interiorismo: Convierte tu baño en un auténtico Spa

Con el ritmo trepidante que llevamos, todos necesitamos tomarnos un respiro de vez en cuando, inspirar hondo, cerrar los ojos y olvidarnos de todo. El mindfulness, tan de moda últimamente, es un buen recurso para conseguirlo. Pero un clásico como visitar un spa o, mejor aún, montar uno en casa, disponible para cualquier momento de necesidad urgente, tampoco queda atrás como modo de liberar estrés y ver las cosas con otra perspectiva.

Conseguir un rincón perfecto para respirar paz es más sencillo de lo que parece. Como sabes, un Spa no es sino un lugar que ofrece sistemas de relajación utilizando principalmente agua, elemento fundamental en este proceso. Por tanto, necesitaremos tener agua a mano. Nada más sencillo en un cuarto de baño.

antonio-lupi-eclipse-marmol

He aquí tres claves para que el resultado sea insuperable:

La bañera adecuada

La bañera, claramente, será el centro de todo en este caso. Debe ser blanca y curva, a ser posible, de modo que te sientas abrazada y protegida por ella. El modelo Eclipse, de Antonio Lupi, es perfecta. Si cuentas con espacio, elige el modelo tradicional, si, por el contrario, el espacio es un problema, opta por Eclipse Small con tan solo 1,60 m de largo.

antonio-lupi-eclipse

La iluminación

Las velitas alrededor de la bañera tal vez estén demasiado vistas, pero siguen funcionando. Si a ellas les sumas una lámpara con luz cálida e indirecta, como las Balloons de Brokis, te relajarás antes de darte cuenta.

lamparas-balloons-brokis-iconno

Los aromas

El olfato es fundamental. La aromaterapia ocupa un lugar esencial en cuestiones de relajación. ¿Las fragancias perfectas en este sentido? La flor de la naranja, por ejemplo, con sus propiedades sedantes y antidepresivas. El sándalo, antiestrés, que combate el insomnio… La lavanda, la rosa… Elige el aroma que prefieras y vierte unas gotitas de aceite esencial en el agua de la bañera.

Pruébalo y olvídate de todo por un rato. Es la solución de emergencia perfecta incluso en verano (al salir de la bañera hasta notarás fresquito!).