Proyecto de Cocina SieMatic con correderas Sail de Rimadesio

En la madrileña zona del paseo de Recoletos, hemos realizado recientemente un nuevo proyecto de interiorismo en colaboración con el estudio de Isabel Laranjinha.

Se trata del diseño de una cocina de tamaño medio y en el que se ha trabajado también la separación con la zona de estar, convirtiendo la cocina en un espacio abierto y de uso más dinámico y variado que el de solo preparar alimentos.

En el diseño de todo el proyecto ha estado muy presente precisamente esta función de separar espacios, proporcionando a la vez intimidad para ambas zonas, pero sin desconectarlas por completo y añadiendo además un toque de elegancia a través del uso de paneles correderos de Rimadesio. En concreto hemos utilizado el diseño Sail de la marca, que se compone de listones de madera Essenza.

proyecto-cocina-siematic-con-sail-de-rimadesio-de-iconno

En el diseño del proyecto ha estado muy presente la función de separar espacios proporcionando intimidad, pero sin desconectarlas por completo y añadiendo además un toque de elegancia.

Ya dentro de la cocina, podemos destacar el uso de puertas escamoteables que protegen y sacan de la vista de los habitantes de la casa y los invitados los electrodomésticos de alta gama que se han empleado en la reforma.

En este sentido, podemos destacar la creación de un “centro de desayuno” tras dichas puertas, que atesora entre otras cosas el microondas y una cafetera express que hará las delicias de los y las amantes del buen café a cualquier hora del día.

También destacamos la zona con banquetas altas, diseño de Flexform, que además de para picar entre horas, merendar o desayunar, se convierte a menudo en una zona para charlas animadas y reuniones inesperadas en torno a una copa de buen vino o una cerveza. Se integra, gracias a una zona de la encimera volada que sobresale, en la península central, plenamente funcional y operativa, que cuenta con zona de agua y zona de cocción, y que continúa hasta la pared.

Esta solución aporta mucha personalidad a la estancia y se ha trabajado en conjunto con el estudio de la interiorista. En la zona donde acaba, en la pared, Incorpora unas baldas iluminadas también de Rimadesio, lo que la convierte en algo más decorativo que funcional, dada su menor accesibilidad. Esto permite darle algo de uso pero sobre todo no enfatizar en exceso ese volumen dentro del espacio.

 

Por lo demás, el equipamiento de la cocina es muy completo, como podemos ver en su frente de columnas que incluye vinoteca, frigorifico, congelador y hornos de alta gama. Y con un detalle a destacar: el lavavajillas integrado se situa en alto, lo que es más práctico y ergonómico.